¡Feliz Cumpleaños Ahmon!

Saludos a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien.

Hoy les traigo el fanfic que les había comentado; basado en el dorama Devil Beside You (cuya sinopsis está aquí). Originalmente fue hecho para un ejercicio de Adictos a la Escritura, que por cierto ya se acerca la fecha de la  próxima entrada.

Por ahora, les dejo esté fanfic, espero les guste. Les debo unas entradas por ahí bastante interesantes n.n Espero sus comentarios.

 

¡Feliz Cumpleaños Ahmon!

Yue-Yue se levantó más animada que de costumbre. Hoy Ahmon cumplía años, sabía que nunca lo celebraba pero esta vez iba a ser diferente. Ella le tenía preparada una sorpresa. Una vez arreglada, bajó rápidamente a la cocina, se puso el mandil azul del Tío y sacó los ingredientes que el día anterior había comprado.

 Decidió prepararle una deliciosa tarta de frutas, ese sería su regalo. No se le daba muy bien la cocina pero se esforzaría por obtener un buen resultado. Él merecía un momento de felicidad. Acomodó en la mesa todos los ingredientes. Encendió el horno a 190º C como indicaba la receta. Con mucho cuidado preparó la pasta que iba en el molde, tuvo dificultades a la hora de poner la preparación en el.

Mmm… Es más difícil de lo que pensé –dijo tocándose la mejilla derecha y a su ves dejando un rastro de harina– Todo sea por Ahmon! Así conservaré mi lugar en su corazón!- Dio un salto y levantó su mano derecha, en pose de “numero uno”.

Metió la mezcla en el horno y puso el cronometro en 15 minutos, no quería que la base de la tarta se le quemara. Sacó un recipiente del estante de arriba, junto con la tabla de picar y un cuchillo. Con dedicación lavó las frutas, las secó y posteriormente las peló. Cortó los kiwis y el mango. En el tazón mezclo el queso fresco con el licor de frambuesa hasta crear una pasta rosada. Sonó la campanilla que indicaba que el tiempo en el horno había terminado. Se puso los guantes rosados de su mamá y sacó el molde.

Una vez cocinada la base, la montó en un platillo y la rellenó con la pasta recién hecha. Después de unos minutos añadió la fruta picada, le agregó zumo de limón y azúcar para darle un sabor más dulce. Finalmente la decoró con fresas, zarzamoras y unos trocitos de queso. Se sintió orgullosa de su obra, todo había sido un éxito y su tarta quedó igual a la de la revista.

Ya estoy en casa! 

La joven cocinera se puso nerviosa, ya que todavía no había arreglado la mesa, ni puesto las velas a la tarta; además no se sentía correctamente vestida. Al no recibir respuesta el muchacho recorrió la estancia, se asomó por las escaleras hasta que optó por ir a la cocina.

– ¿Qi Yue? ¿Qi Yue?

Hubo otro momento de silencio, desde la puerta observó el desastre que se hallaba en la habitación, harina regada en el piso y en la mesa central, varias cáscaras sobre la tabla de cortar, un molde deformado en la tina del fregadero. Rápidamente regresó su vista al centro del lugar, ahí estaba la chica. Traía puesto el ridículo mandil azul de su padre y tenía graciosamente las mejillas llenas de harina. Se veía muy linda. Estaba nerviosa, eso lo podía notar a kilómetros de distancia; aprovecharía eso para saber que era lo que escondía tras su cuerpo.

Caminó hacía su objetivo y se detuvo a centímetros del rostro de su compañera. Sonrió como siempre lo hacía cada que pretendía gastarle una broma. Ella le devolvió la mirada.

¿Qué estabas haciendo? Parece que pasó un tifón por aquí.

Limpió los restos de harina de su rostro con lo que la pelinegra se estremeció y respiró con dificultad, al parecer no iba a responder pronto.

¿O es que estabas cocinando para mi? -tomó su barbilla amenazando con besarla, en cuestión de segundos sus mejillas adoptaron un adorable color carmín- ¿No se te habrá olvidado mi cumpleaños o sí?

Después de un momento reaccionó, tenerlo tan cerca nublaba sus sentidos, su calor la abrumada y deseaba que ese momento no terminará jamás.

– Yo… ¡Dijiste que no querías nada de cumpleaños! -Reclamó a sabiendas de que ella misma no había cumplido con lo que su acompañante le había dicho días atrás.

– De ti siempre espero algo pequeña, porqué sé que siempre piensas en mi… -la empujó ligeramente hacía  la derecha- Déjame ver que tienes aquí.

-¡Ahmon! ¡No! –Se sentía descubierta, había arruinado su sorpresa llegando antes de lo previsto y ahora estaba jugando con ella, como lo hacía cada vez que esperaba que le dijera que lo quería.

¿Acaso no es para mi? –Él hizo un puchero y luego rió.

¡No! … Sí, –suspiró-  pero ahora ya no es sorpresa- bajo la mirada- y tú te burlas de mí…

Ahmon tomó una fresa de la tarta y la sumergió en el relleno. Para después probarla.

¡Hey! – le gritó Qi Yue.

¿Es mi regalo o no? –se justificó el muchacho. –Sube a cambiarte mientras recojo aquí, vamos a celebrar como se debe.

-¿Enserio?- Los ojos de la joven brillaban con intensidad (*-*) – Ahmon…

-La tarta esta muy buena como para desperdiciarla- sonrió.

¡Oye! (¬¬) -la dio un golpecillo en el hombro al cumpleañero y corrió rumbo a las escaleras, luego le gritó – ¡ Dejaras de ser diablo!

-Jamás- respondió.

Sonrió, como nunca lo había hecho; después de arreglar los problemas con su madre, que su novia le preparara tal sorpresa lo hacía muy feliz; pero ella no tenía porque saberlo, al menos por ahora. Después de limpiar se fue a la sala y se sentó en uno de los sillones a esperar. Cuando se percató de que su chica bajaba, tomó el periódico y fingió leer.

Te tardaste mucho, ya estaba aburriendome- le comentó maliciosamente.

Pero ya estoy lista, no te muevas iré por la tarta.

Sonriente regresó con lo prometido, un par de platos, tenedores y las velas. Los cuales acomodó en la mesita del lugar. Puso las velitas en la tarta y las encendió. Él dejó lo que “leía” de lado y se acercó.

Listo, ahora pide un deseo- le animó la muchacha.

“Quiero que Yue-Yue esté conmigo siempre”- pensó y sopló apagando las velas.

Ambos sonrieron, sin duda ese había sido el cumpleaños más especial que Ahmon había tenido y estar con ella era su mejor regalo.

Yue-Yue tomó su mano –¡Feliz cumpleaños Ahmon!

El joven la abrazó intensamente y con todo el amor que sentía, sabía en su corazón, que a partir de ese momento todos sus cumpleaños serían especiales.

4 comentarios

Archivado bajo Fanfics

4 Respuestas a “¡Feliz Cumpleaños Ahmon!

  1. Maria Od

    ¡Hola! ¡que relato tan tierno! ¡transmite muchísima alegría y amor! voy a buscar la serie.

    En otro tema, te mande algo para la revista; ya es tarde, me regresaba un error de envió, si quieres, dime como mandártelo otra vez y que te llegue :)

  2. Aww mi vida, me encantó… Es tan bello, ups disculpa por no haber pasado por el blog, otra vez ando desganada =/, adoro como escribes *w*. Saludos nena, te quiero mucho y te extraño :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s