¡No soy Grinch!

Saludos a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien.

Les traigo otro ejercicio de Adictos a la Escritura, por fin he podido participar de nuevo. Y bueno, esta vez se trataba de hablar de la navidad. Este año como ando Grinch, pues no sabía que escribir y en parte de ahí nace esta pequeña historia. La verdad es que las decoraciones de las tiendas (que están desde octubre) pues me tiene un tanto hastiada, con decirles que ni árbol he puesto D: pero no se preocupen, como pasaré la navidad con mis abuelos pues me toca adornar allá n-n

De una vez les aclaro que la imagen que usé para ilustrar este texto NO ME PERTENECE es de Xtreme-Miruka (pueden ingresar a su Deviantart aquí) y que por fines prácticos he editado un poco (todo empezó porque no me gustaban un texto que tenía en la esquina inferior izquierda :S la obra original está aquí), ok un bastante u.u por lo mismo aclaro que no es mía solo tiene uno que otro (exagerado) retoque.

Sin más, espero que les guste mi “visión de la navidad” que espero sea temporal xD. Si no los puedo ver después les deseo una Feliz Navidad que sean muy dichosos y la pasen muy bien con la gente que quieren. Un beso a todos!

¡No soy Grinch!

Por Esther Van Castle

Siempre me pregunté como se sentiría pasar sola la navidad. Y este año he decidido experimentar, a propósito deje pasar la fecha en la que debía comprar los boletos de avión para regresar a casa. Hace tiempo que no tenía el espíritu navideño, no es que fuera un Grinch con todas sus letras, simplemente no me apetecía decorar nada.

Corrí un poco la cortina de la ventana del salón, que estaba oscuro, y observé detenidamente las casas aledañas. Había muñecos inflables en los patios, un Santa Claus en un techo, luces multicolores incluso algunos vecinos cantando villancicos de puerta en puerta.

Estaba oscureciendo, tomé mi chamarra de cuero, me puse un gorro abrigador y una bufanda. Salí cámara en mano a la calle, la señora Johnson, mi casera me saludó amablemente.

Caminaría un rato antes de sacar alguna fotografía. Metí las manos en los bolsillos y avancé lentamente. A pesar de tener un año viviendo aquí no me acostumbraba a la nieve. Ese manto blanco cobijaba el panorama, los niños corrían de un lado a otro; recordé fugazmente mi infancia.

“Monique” el primer muñeco de nieve de la temporada fue mi primer objetivo con el lente, había estado tan absorta en el paisaje que noté minutos después que me encontraba en el parque. El árbol exterior de los Wilson fue mi segunda captura, la combinación de las esferas, la iluminación de las luces titilantes creaban una postal magnifica.

Desde pequeña recuerdo que la navidad tenía olor, sabor, espíritu y calor. Mi mamá olía a navidad, los buñuelos de mi abuela sabían a navidad, mis hermanos y primos eran navidad, todo diciembre era navidad, alegría y entusiasmo.

Conforme tomaba más fotografías sentía que los extrañaba, seguramente ahorita estarían arropados conversando en la sala con una taza de chocolate calientito y quizá galletitas de mantequilla con figuritas.

Cuando me fue suficiente partí rumbo a mi solitario departamento. ¿Pero de quién era la culpa sino mía? Retrasé mi viaje a casa unos días, despaché a mis amigos, decliné invitaciones del trabajo y ahora cruzaba por mi mente escabullirme entre los arbustos para pasar de largo la gran cena navideña que cada año organizaban en esta calle y que era una rigurosa tradición a la que nadie podía faltar.

Fui ingenua al creer que al estar en el portal del edificio y con llaves en mano me podría salvar. Las poderosas señoras Morrison y Wells salieron a mi encuentro. Les dije lo primero que se me ocurrió, que tenía que empacar porque mi vuelo salía a primera hora mañana; error, las terminales estaban cerradas por la gran nevada de horas antes además el señor Wells era meteorólogo del canal local.

Me rodearon y llevaron a la gran casa Baker, donde estaba más y mejor el evento del año. Había escuchado historias al respecto pero todas se quedaban cortas. La decoración era impresionante, la navidad te bombardeaba constantemente en ese lugar. Y que decir de la cantidad de personas que ahí se encontraban, no recuerdo que vivieran tantas personas en mi calle.

Mis secuestradoras alardearon por tener a todo el mundo ahí y se burlaron ¡diciéndome Grinch frente a todo el mundo! Estuvieron espiándome toda la semana, como no vieron adornos ni nada parecido además de que no viajé como el año anterior se tomaron el atrevimiento de alegrarme el día. ¡Estas mujeres si que dan miedo!

Todos querían abrazarme y apapacharme, me sentía abrumada. Luego de varios minutos que me parecieron eternos logré salir de ese mar de gente hui a mi tranquilo hogar. Opté por no encender ninguna lámpara. Fui a mi habitación y encendí la portátil luego de enviarle un mensaje a mi hermano para que se conectara por Skype.

Mientras iniciaba todo el sistema, calenté un poco de pollo con puré en el microondas y descorché una botella de Sidra que me habían regalado.  Con mi cena lista regrese a mis aposentos, la videollamada estaba lista. Pude ver a toda mi familia reunida frente a la computadora, incluso mi abuela.

Luego de los saludos, las preguntas de rutina, algunas bromas  y demás, al ver mi cena me preguntaron porque estaba tan sola. Atine a decir que eran coincidencias de la vida. Como no vieron luces ni adornos ni nada, ¡me dijeron Grinch! Por segunda vez en la noche, ¿es que esa era la palabra de hoy?

Solo reí, ya que estaba muy feliz de poder pasar navidad con ellos aunque fuera de forma cibernética. Cuatro horas de conversación bastaron para que me fuera satisfecha a la cama.

Sin duda si quería ser Grinch con todas las de la ley y pasar la navidad sola, seguramente sería en Marte. Ya mañana vería que decirle a mis adoradas y gentiles vecinas. Porque no soy Grinch ¿o sí?

23 comentarios

Archivado bajo Adictos a la Escritura

23 Respuestas a “¡No soy Grinch!

  1. Creo que a casi todos nos pasaría lo mismo si en estas fechas decidiéramos estar solos… Al fin y al cabo, es una fecha en la que se suele estar muy acompañado, para bien o para mal jeje

    Muy bueno tu relato ^^

    Un saludo y felices fiestas! =D

  2. Aajaj bueno yo creo que muchos tenemos el sintoma del grinch cuando se acercan estas fiestas,yo lo he tenido siempre,cada ves que llega estos dias lo que mas quiero es que se pasen rapido jajaj…lamentablemente yo no siento el espiritu navideño y he tenido la oportunidad de pasar la navidad solo,fue hace años,tendria 13 o 14.
    Lo unico malo de aquella noche es que la pase con MB y se comio mi comida,o sea se comio su plato y el mio ¬¬
    Aajaja a no sentirse mal punkie,solo es un dia y ya pasara n_N

    • Bueno creo que pasar ese día con MB no fue la mejor opción xDDD aunque igual porque es un amigo no estuvo del todo mal. Eso sí ya pasará, en 2 días jejeje. Buscaré algo que regalarme n-n Un beso pablín.

  3. Está muy bien contada esa inquietud de querer y no querer estar en las fiestas navideñas. El personaje trata de escapar de los compromisos, pero luego los hecha de menos. Y ambas cosas están narradas con mucha naturalidad.

  4. Muy bueno tu relato. A veces sucede que en estas fechas sólo quisieramos estar solos pero en el fondo no hay como la familia…para bien o para mal, jajaja!!

  5. Yo también soy un poco Grinch, aunque mañana me pienso poner las botas en la cena jajaja. La verdad es que comparto los sentimientos de la protagonista sobre la Navidad.

  6. Qué bueno que la tegnología nos permite arreglar algunas malas decisiones… felicidades, te quedó muy bien…

  7. en mi familia somos todos Grinch, entonces. Es que empiezan tan pronto con la Navidad que cuando llega ya estás harto ^^.

  8. creo que a todos nos ocurre un poco de esas dos cosas, momentos en que prefeririamos estar a solas y otros con la nbecesidad de una compañia

    un beso

  9. El fenómeno “Grinch”, es más común de lo se pueda pensar. Por mi parte, no puedo sentir la misma alegría de otros años, cuando tenía a toda mi familia en casa,a mis tres hijos, a mis nietos, a mi madre,a mi hermano, a mi nuera, a mi cuñada, a mis sobrinos. ¡Entonces me sentía plena y feliz.
    Hoy ha muerto mi madre, mi hija se fue a vivir a Alemania , junto con mis nietos, mi hermano vive en otro Estado, en fin, fue una disgregación terrible de la familia, y la verdad, ya no es lo mismo.
    De todos modos le doy gracias a Dios por mis hijos y mis nietos, con los que me reúno y me conformo con oír por teléfono las voces amadas que tanto añoro.
    Gracias por tu relato, la protagonista demostró que no hay como la familia, auqnue sea de lejos.
    Felicidades para el próximo año: Doña Ku

    • Dora, bienvenida!

      Es una lástima que tu familia esté dispersa, pero seguramente ellos se acuerdan mucho de ti, especialmente en estas fechas. Así que hay que desearles lo mejor y que el tiempopase rápido para que pronto los puedas ver. Un abrazo. Feliz navidad! :D

  10. Maria Od

    ¡Feliz navidad y prospero año nuevo!, aunque por la navidad ya estoy mas que tarde :)

    Es un interesante relato, me ha gustado porque de nuevo tienes razón, todos tenemos algo de Grinch muy adentro y en estas fechas se asoma de modo casi inevitable y descarado :D JA ¡saludos!

    • Parece que si n.n bueno, es la segunda vez que me pasa, si me siento igual el próximo año estaré en problemas n-n Feliz navidad a ti también mis mejores deseos, un besote guapa :D

  11. Es mejor saber que se puede presentar sin adornos y eso. La navidad debería ser algo más bien espiritual, ¿no? Pero que se yo, si como cada año me reuní a jugar con mi familia “alrededor del árbol” n_n

  12. ¡Hola, hola! Disculpa que no había podido pasarme, pero finalmente estoy aquí.

    Te agradezco mucho por este relato, lo he sentido tan cerca, tus descripciones me llevaron a lado de la protagonista, así que dile que ese día no estuvo completamente sola.

  13. karuna89

    Hola Esther, ha pasado mucho tiempo en que no he pasado a leer un texto escrito con tus palabras.

    Sin duda, es un relato irónico, realista y profundo porque la Navidad quieras ó no, es algo más que un simple festín.
    Bueno, también me agradó leer tu historia porque me has enseñado que no todos gustamos de disfrutar en forma tradicional la Navidad.

    Aún así, estamos casi en agosto y me alegra por fin leer tu texto de Diciembre del año pasado.

    Saludos Karuna ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s