Mareos Mentales II

Comenzaré pidiendo disculpas a diestra y siniestra, no es cierto, así no. Quiero disculparme con mis compañeros de Adictos a la Escritura porque ya van dos ejercicios en los que me he apuntado para participar y no he llegado; creo es un poco tarde pero no está de más, alguien leerá algún día esto. El primer ejercicio de este año al que falté fue al de la “Creación de Cupido”, mi texto quedó a medio terminar y eso que lo empecé con dos semanas de anticipación, algo poco usual en mi. Creo en general que era una buena idea, pero no supe darle un final. Y el otro fue el de la frase, no recuerdo la quien me tocó pero estoy muy apenada, por no haberle dado una historia a tan interesante frase.

Últimamente he tenido que tomar decisiones muy importantes, dejar lo que no funciona, para continuar con lo que sí. Quien iba a pensar que, decirme a mi misma; 2012 es un año de cambios buenos para ti, iba a ser así. Me he dado cuenta de que no hay que aferrarse a lo que esta mal hecho, de que tal vez muchas personas creen, sobre todo mi familia, que vivo en un mundito de deseos. Puede que así sea, pero poco a poco los voy cumpliendo.

Voy bastante bien con mis metas de año nuevo, he cultivado mi afición por recorrer los lugares caminado y ya no me siento triste si voy sola por ahí. Un libro en el bolsillo me hace muy feliz. ¡Ya he leído tres en lo que va del año y me han encantado! Estoy dejando de ser una máquina y he encontrado más aficiones… más maneras de compartir lo que se y sentirme bien.

Me siento como una persona normal, a pesar de que en clase me tienen con la estigma de ser una “sabiohonda”. Puede que sea verdad, pero se porque me gusta aprender, siento demasiada curiosidad. El cataclismo está pasando y poco a poco regresan mi ganas de hacer lo que me gusta, como cocinar, dibujar y seguir escribiendo historias; ese es uno de los porqués el teclado de mi laptop esté flojo xD

A pesar de todo, creo que esta entrada no es tan melancólica como pudieron ser algunas anteriores, puedo explicarles un porque, y es que me enamoré; de la forma en que lo describen las películas, cuando te sientes bien, te falta un poco el aire, suspiras y piensas que todo estará bien, si esa persona está contigo. Pasó y tal vez pasa, pero no fui correspondida, lo intenté, lo dije de la mejor manera que pude, con las intenciones más sinceras; hablando de mi cariño a la buena. Pero la otra persona no siente lo mismo que yo, la última vez que hablé con él, dejé de preguntarme ¿que tienen las demás que no tengo yo? y me dije, Esther, no se va a fijar en ti, su lista de novias lo confirma, mereces algo mejor; son de ese tipo de verdades que duelen, pero las mismas que te hacen continuar.

Pensé que habría alguien más allá afuera, esperando ser descubierto. Y esta vez, realmente lo creí. He encontrado a alguien que me hace feliz cada que hablamos, cuando decimos todo o nada no es aburrido y que su sonrisa me ha hecho que lo recuerde desde entonces. Puede que solo sea un amigo, tal vez algo más. Es de esas personas que piensas, si esto fuera una serie de tv, podría ser divertidamente perfecto para mi.

También me he dado cuenta que (lo corroboré), que los amigos son de las mejores cosas que puedes encontrar en la vida, que ellos no te van a tachar de loco por escribir de madrugada o por hablar por teléfono a cualquier hora, que no hay imprudencias que puedas cometer y que en los peores y mejores momentos van a estar ahí sin necesidad de que les llames, que son la familia que tu escoges. Que un amigo en serio y no esa palabra que infravaloramos, te acepta como eres tal cual, y tu lo aceptas tal cual y es una cadenita sin ataduras, que al final del día te hace sentir bien. Que no importan los kilometros que nos separen nuestra historia se sigue escribiendo y nuestros caminos volverán a juntarse físicamente.

Somos mejores personas con aquellos a quienes queremos, al menos deberíamos ser cordiales con quienes nos rodean. He cambiado lo suficiente como para notarlo yo misma, sé que es lo que no quiero ser, sé que tengo un pasado, personas que me han dejado, a quienes he perdonado y aquellos a los que no quiero de regreso, porque las personas que están conmigo me ayudan a ser un poquito mejor cada día.

Porque he cambiado mi manera de pensar, y no solo pienso, actuó, deseo y también soy un poco más feliz que ayer. Con las manías que aún no puedo dejar y con las puntadas que se me ocurren de pronto. Así que un día de estos me verán de vuelta, con algo bien hecho, que les guste a ustedes, a mí y a los personajes. Un beso a todos :)

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

3 Respuestas a “Mareos Mentales II

  1. daisy moreno

    Awww amiga! Me encanto y como siempre te digo, preferible que esten a tu lado por quien eres y te acepten asi a que te amen por fingir… De nada sirve tratar de encajar si ni siquiera eres feliz. Y si cuando alguien se va es porque algo mejor te espera y mira quien te lo dice, a mi de la nada llego alguien… Bueno nena te quiero mucho y sabes que cuentad conmigo para lo que sea….

  2. ¡Hola Esther! ¡Que bueno que estas feliz, que estes feliz siempre! :)

  3. Daisy: Awww corazón, quiero mucho!! Y si estas cosas pasan, pero pues uno siempre para adelante.

    Mortzd: Muchas gracias! y bienvenido(a) a mi blog! :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s