Capitulo VI: Reencuentros -Segunda Parte-

Saludos a todos! Mis queridos lectores :) ya estoy de regreso con la segunda parte de este capítulo. Aún veremos muchas cosas más adelante, como había comentado antes, serán tres partes. En la siguiente les prometo acción, me he inspirado y ando un poco acelerada. ¡Aparecen los desaparecidos! xD Disfruten esta parte, un beso.

Primera Parte 

Tomé el teléfono y marqué a su celular, nuevamente estaba ocupado. Tuve la brillante idea de llamarle al fotógrafo, por suerte estaba con el y no en una de sus investigaciones. No podía sacarme de la cabeza ese mal presentimiento que tenía sobre John.
Llegué a casa y en la entrada vi el coche de mi amiga, me alegraba que estuviera ahí. En la estancia reinaba un silencio sepulcral, subí rápidamente las escaleras y encontré a Chris viendo una película mientras sollozaba.
— ¿Qué pasó patita?— Estiro sus brazos, era una muda petición para que la abrazara. Cuando eso pasó, comenzó a llorar de verdad.

 

—Tenías razón, las relaciones con los jefes no son buenas. —La aparté brevemente para verla con asombro. — ¡No me sueltes! —exigió.

— ¿A que te refieres exactamente con eso? —pregunté peinando su cabello.

—Creo que me esta engañando, después de terminar la sesión de fotos con las modelos del salón, convencí a Steven de que me llevara al departamento de John. Cuando llegamos, el portero dijo que hacía dos semanas que se había mudado. —de repente se levantó y comenzó a caminar por la habitación. — ¡Se está escondiendo de mí! —gritó. — ¡Tienes que ayudarme a encontrarlo!

—Chris, cálmate. Tarde o temprano tiene que aparecer en la empresa. —Justo entonces recordé lo que Armand dijo, ¿y si John y Karol eran pareja?

— ¡Tu sabes algo! ¡Confiesa!

Christina era la persona más linda del mundo cuando estaba de buenas, pero cuando algo no salía conforme con sus planes podía comenzar una guerra mundial.

—No se nada sobre ellos.

— ¡Ellos! ¿Quiénes?—Me había traicionado el subconsciente, y justo dije lo que no quería. — ¡Habla!

—Es que… no es algo que sea cierto, fue un comentario que hizo Armand.
— ¿Armand? ¿Qué sabe ese niño bonito? —cuando se enfadaba insultaba a media humanidad.
—Le comente sobre la desaparición de los jefes. Él dijo que, tal vez podrían estar juntos. Pero no sabemos eso. —Me apresuré a decir.
—Por supuesto, John comenzó a actuar extraño cuando Karol llegó a la empresa. ¡Esa zorra se llevó a mi novio! ¡Voy a matarla cuando la vea!
Intente explicarle que solo era una simple conjetura, le pedí que se calmara, que buscara pruebas antes de hacer una locura. Pero ella seguía despotricando contra Karol. Tuve que darle una bofetada para poder calmarla.

— ¡Cálmate ya Christina! Seguro hay una explicación razonable.

— ¡Eres una traidora! —Me empujó— ¡Esa bruja te manipula a ti también! —Corrió al baño y cerró dando un portazo.
Respiré profundamente y toque la puerta.

— ¡Lárgate!

—Sabes que no pienso moverme, abre o voy a tirar la puerta. —Al no obtener respuesta bajé a buscar la llave.

La encontré sentada en el retrete llorando amargamente. Me puse en cuclillas y aparte el cabello de su rostro.

—No te pongas así, hay que investigar primero lo que pasó.

—Soy una estúpida, amiga perdóname. —Luego me abrazó nuevamente. —Me duele demasiado. No merezco esto.
Tenía ganas de decirle que en parte tenía la culpa por salir con él, pero el ocultaba algo o a alguien, ¿Qué tal si…?

— ¿Y si John es casado?

— ¡Es un maldito! Si yo fuera Karol no dejaría que me negara. ¡Jamás!

—Es cierto, Karol no parece ser de esas personas que se dejen esconder.

—Entonces, ¡ella no es su esposa! ¡Ese desgraciado me las va a pagar!

Se avecinaba una gran venganza, digna de ser proyectada en una película. La última vez que tuvo un plan de esos, el chico en cuestión tuvo que mudarse. De eso hacen ya varios años.

Ya que se calmó, le conté sobre la invitación al evento y le mostré el vestido que había escogido, mientras no había nadie en la oficina. Faltaban tres días, así que decidió que era momento de salir de compras. Se cambió, arregló un poco y me arrastró hacía la calle. Esta es una de las veces que pienso que mi amiga es bipolar.

—Mas vale que este vestido le guste a Armand, porque es precioso.

—Primero tiene que gustarme a mí. —dije sonriendo mientras me lo probaba. —Tienes razón, me encanta.

Los siguientes días aprovechamos que no teníamos trabajo para ir al spa, hacer más ejercicio del habitual y salir de picnic como en los viejos tiempos. Insistía en hacer un ritual de belleza. Chris estaba muy entusiasmada y no había mencionado a John para nada.

— ¿Qué es lo que planeas hacer?

—Más tarde le daré una sorpresita a John, ya verás.

— ¿Quedaron para salir? —Tuve que preguntar, la expresión de mi amiga de veía terrorífica.

—Algo así…

Tres horas antes del evento, comenzó a arreglarme. Se tardó un poco más de una hora en hacerme un recogido en el cabello, comenzando con un “globo”, onduló algunos mechones y los fue acomodando poco a poco. Se veía muy concentrada en su labor, tanto que a la vez parecía pensar otra cosa, tal vez tenía que ver con su venganza, seguramente será algo muy planeado. Me tranquilizaba un poco saber que estaba más tranquila.

Se esmeró en el maquillaje a pesar de que ser clásico y sencillo; los ojos con sombra negra y efecto ahumado y un gloss rosado claro en los labios.
Al contemplarme frente al espejo me sentía hermosa, mi amiga había hecho milagros conmigo, es decir hoy parecía…

—Toda una princesa. —dijo, terminando por mi.

Había escogido un hermoso vestido color púrpura, corte recto, con escote en forma de corazón, una pinza en la cintura con la que se formaba una especie de moño adornado con un ave en pedrería negra.

Usé unos aretes largos con piedras negras que me regalo Chris hace unos años y unos tacones negros, abiertos del frente y con un nudo como adorno. Me sentía extraña pero a la vez cómoda y emocionada.

— ¿Qué es lo que vas a hacer Christina? Te he visto muy sonriente y ansiosa últimamente.

—Voy a ajustar cuentas nada más. —dijo con una pequeña risita.

—Es en serio, no vallas a hacer una locura, por favor.

—No te preocupes todo irá bien. —En ese momento sonó el timbre y ella corrió a abrir. —Tienes un paquete en la puerta, ¡baja ya!

Al bajar por las escaleras no pude evitar sentirme un poco nerviosa, pero al ver a Armand mi sonrisa creció. El tiempo pareció detenerse para que admirara su porte. Llevaba un traje negro, recto, a dos botones en el saco, camisa blanca y corbata negra.

—Hola. —saludé tímidamente dándole un beso en la mejilla.

—Te ves… muy bien.

Esa pausa me dejó sin aliento, solo atine a asentir y sonrojarme.

— ¿Qué traes ahí? —Preguntó Chris y sonrío pícaramente. —Foto tortolos.

—Cierto, es para ti. —Me extendió una bella maceta con unas azaleas blancas. —Pensé que te gustarían más que un ramo de rosas.

—Son preciosas.

—Esto se queda aquí, —dijo mi amiga tomando las flores. —es hora de que ustedes se vayan. Si tratas mal a mi hermana te las veras conmigo. —Le susurró a Armand, el comenzó a reír.

Tardamos unos minutos en llegar al 230 fifth que está sobre la 5th, gracias a unos atajos que tomó. Entramos por uno de los laterales para evitar a los fotógrafos que estaban amontonados en la entrada principal.

Estuvimos solos hasta que salimos del ascensor, en el penthouse Armand me presentó a varias personas con las que conversamos amenamente; hasta que vi a Karol a lo lejos y decidí buscarla.

Pregunté a uno de los meseros a donde se dirigía, me indicó que a uno de los tocadores. Me disculpé con mis interlocutores y fui hacía allá. Iba distraía pensando en como abordarla cuando sin querer choque con alguien y estuve a punto de caer.

—Discúlpeme —dije al hombre que había evitado que cayera.

Su fragancia me mareo, era como si la conociera, pero el costoso traje no me daba ninguna pista.

—Sarah, ¿Estás bien?—dijo con voz grave.

Esa voz, no podía ser… Justo ahora, él aparecía de nuevo.

8 comentarios

Archivado bajo Ecuación de Amor

8 Respuestas a “Capitulo VI: Reencuentros -Segunda Parte-

  1. Waa, sí que hay mucha intriga xD. Pobre Chris T_T, es bipolar igual que yo :B jaja. Y el final pfff, ya me imagino OMG! Wiii, ya quiero el séptimo capi :D

  2. “cuando se enfadaba insultaba a media humanidad.”
    Me senti tan identificado con eso ajajajaja
    Hola Punkiee!! que bueno que hallas subido otro cap mas rapido!!
    Mientras leia pensaba,que peligrosa son las mujeres cuando andan con ganas de venganza ajaj ustedes si que no tienen piedad cuando estan en ese plan eh.
    Bueno has dejado encendida la mecha para que en el proximo capitulo explote la bomba ajaj ya quiero ver como siguen las cosas.
    Sigue asi y aprovecha cada momento de inspiracion para explayarlo en tus relatos!!
    Un abrazo! :D

  3. daisy moreno

    Amiga!!!! Porque me haces esto!! Porque me dejas con la intriga… con mas ganas estare esperando el otro capitulo e.e

  4. Hola nena, mira ya recordé mi contraseña aunque bueno siempre puse esta contraseña y era el wp el loco que no quería agarrarla jajaja… Bueno ya tiene que lei este capitulo creo que te lo comente por FB no recuerdo bien, que interesante es esto :D En serio beiia, me dejaste en shock :D Ya quiero la tercera parte (parece que dijiste que eran tres partes) Esperaré con ansias aunque me esta matando la duda. Un beso nena

  5. Pingback: Capitulo VI: Reencuentros -Tercera Parte- | Esther Van Castle y sus Historias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s